No hacen falta alas

IMG_4154Mañana vuelve Tiempo.
Recuperado por sus trabajadores.
Autogestionado.
No fue fácil, no es fácil ahora tampoco. Dejamos mucho por esto. Aprendimos a hacer (y ser) otras cosas para poder devolver el diario a la calle sin quedarnos nosotros en la calle.

 

Mañana, domingo 24, va a estar en los kioscos de la Ciudad y GBA. También estará, pronto, en un nuevo sitio web. Y esperamos poder ampliar el circuito de venta lo antes posible. Es lo que -afortunadamente- nos reclaman desde muchísimas ciudades del país.

 

Lo que les puedo asegurar es que el diario ya está, y hace rato, con nosotros.
El último sueldo que cobramos fue el de noviembre.
El último diario que imprimió la vieja patronal fue el 5 de febrero.
Y acá estamos.

 

Como digo siempre: no nos pagaron, no nos echaron, no nos indemnizaron; no nos fuimos.
Nos basurearon, nos quisieron enloquecer con promesas y esperanzas que no cumplieron, llevaron nuestra paciencia al extremo, jugaron con nuestro esfuerzo, con nuestra plata, con nuestra familia, con nuestra vida.
Y aguantamos.

 

Como dice el cartel -pegado en una de las paredes de la escalera de la redacción-, lo hicimos juntos.
“Cuidar la limpieza
y al compañero”.
Se necesitaron muchas espaldas, muchos hombros, muchas palabras para lograrlo.

 

Mientras, nos ajustamos, pedimos prestado, conseguimos changas, nos endeudamos, salimos a vender cualquier cosa. Pero aguantamos.
Lo hicimos porque confiamos en nuestra capacidad de laburo, en las posibilidades del diario, en la necesidad -nuestra y de muchos lectores- de que Tiempo llegue a la gente.

 

Y acá están los resultados. Mañana ‪#‎VuelveTiempo‬.
Y en los kioscos.

 

“No hacen falta alas
para hacer un sueño
basta con las manos
basta con el pecho
basta con las piernas
y con el empeño”.